Un hijo dijo "adiós" a su madre y fue a la escuela. Se trataba de la última vez que ella lo vería sin ser un asesino

Un hijo dijo "adiós" a su madre y fue a la escuela. Se trataba de la última vez que ella lo vería sin ser un asesino

Una de las cosas que Sue Klebold hace cuando conoce se reune con alguien es pedir disculpas por su falta de hospitalidad.

Los reporteros se encontraban en un hotel en Denver en vez de su casa. Pero no se trataba de una mala educación de parte de la señora, sino que ella evitaba tener visitas en su casa justo como lo haría cualquiera luego de ser victima de una gran cadena de odio por los actos de su hijo...

créditos: Benjamin Rasmussen / The Guardian

créditos: Benjamin Rasmussen / The Guardian

LEER TAMBIÉN: El ladrón estaba huyendo de un hombre al que acababa de robar un teléfono y ¡tuvo un karma instantáneo!

Ella como persona era una empleada retirada de un colegio que, vivía una vida modesta sin molestar a nadie. "Cada que conozco a alguien siento un gran temor de que descubran la verdad detrás de mi nombre, o que siquiera se pregunten donde lo han escuchado antes".

Ella siempre esperaba ser llamada por su primer nombre desde el día en que su hijo Dylan y su amigo Eric Harris asesinaron a trece personas en la Escuela Secundaria de Columbine. Ambos muchachos se suicidaron luego de hacer aquello que desencadenó un cambio en las políticas de cada escuela.

El acoso escolar se ha convertido en una de las prioridades de cada centro escolar junto al control de armas dentro de cada escuela. Detectores de metales, cámaras en cada puerta, todas estas eran parte de las políticas de seguridad federal.

créditos: New York Daily News Archive / Getty Images

créditos: New York Daily News Archive / Getty Images

LEER TAMBIÉN: Ladrones entraron a robar a una casa pero lo peor fue lo que le hicieron a una abuela

"Cuando escuché sobre un niño haciendo un atentado terrorista en la escuela juré que se trataba de cualquier niño, excepto de mi hijo".

Klebold no pedía a las personas piedad ante su hijo, ella solo pedía alzar las alertas para que aquello no volviese a suceder. Después de más de 20 años de lleno dentro del mundo del suicidio y violencia adolescente, ella sabía que se trataba de un tema grave.

A los ojos de su madre, Dylan Klebold era un muchacho sano y lleno de colores. Por ello advierte que los padres deben tener sus ojos abiertos ante el peligro que sus hijos pueden representar para la sociedad.

créditos: Courtesy of Sue Klebold

créditos: Courtesy of Sue Klebold

Una de las cosas que Klebold quería aclarar se trataba de la falsa creencia de que ellos eran ricos, y que la violencia en Dylan se trataba de una manera de exteriorizar su fanfarronería. A lo que ella contó que ellos eran el tipo de familia que se mantenía unida y humilde.

"Al principio no podía pensar que mi hijo fuera un asesino, nosotros nunca imaginamos que nuestro hijo sería un asesino. Quizá debimos atender su depresión antes de que fuera demasiado tarde...".
créditos: Rodolfo Gonzales / AP

créditos: Rodolfo Gonzales / AP

Cuando se le pregunta a Klebold si ella aún ama a su hijo a pesar de todo lo que hizo, ella no duda en decir que sí. "No tenía otra elección. Tu amas a tu hijo a pesar de que todos vean en él un adolescente vicioso y lleno de maldad".

"¿Me he perdonado a mí misma? Sí, hasya cierto punto. No creo que pueda llegar a hacerlo completamente en lo que me queda de vida. Aún tengo recuerdos de cuando él era un pequeño inocente, saber que esa misma persona asesinó a miles de jovenes... No me deja dormir por las noches".

Ella admitió a veces refugiarse en pequeñas cosas que hizo su hijo distintas a Eric. "Mi hijo disparó a menos personas. Qué manera tan bizarra de buscar un alivio, pero es lo único que tengo. Aún era horrible, pero me hacía sentir un poco mejor".

LEER TAMBIÉN: Un policía tuvo un día libre y fue a un café. De repente vio que algo le pasaba a una niña

¿Qué opinas sobre esta historia? Cuéntanos escribiendo a info@quivo.co si has visto algo así a tu alrededor antes, y deja que el mundo se entere.

Fuente: The Guardian

Noticias relacionadas

Cuando el doctor miró las manos de la mamá, le prohibieron a la mujer llevarse su bebé a casa

Cuando el doctor miró las manos de la mamá, le prohibieron a la mujer llevarse su bebé a casa

Cuando el doctor miró las manos de la mamá, le prohibieron a la mujer llevarse su bebé a casa
QUIVO.co
Mailfire view pixel