Mi hermana desapareció... pero ¿por qué mi cuñado sonríe de una manera tan malvada?

Mi hermana desapareció... pero ¿por qué mi cuñado sonríe de una manera tan malvada?

Carol Gillies se enfrentó a un muro de incredulidad por la desaparición de su hermana Arlene. Pero la semana pasada el marido de Arlene fue encarcelado por su asesinato.

Desde el momento en que escuchó que su hermana, Arlene Fraser, había desaparecido, Carol Gillies sabía que fue un asesinato y que su cuñado, Nat, era el responsable.

Foto tomada de Asesinos en Serie

Foto tomada de Asesinos en Serie

LEER TAMBIEN: Un hombre despertó después de su quinta cirugía y de repente no pudo reconocer a su esposa

El problema que enfrentó durante los días, semanas y meses que siguieron fue convencer a otras personas. Se tardó una década, pero Nat hizo algo que le dio la certeza de que no estaba equivocada.

"Un policía llegó a nuestra puerta a las 2:30 de la mañana del 29 de abril, Arlene había desaparecido el 28", dijo Carol, recordando cuando comenzó su pesadilla familiar en 1998.

“Me dijo que mi hermana había desaparecido de su casa y que estaba comprobando si había venido a verme. Recuerdo haber dicho en ese momento: "¿Sabías que su marido fue acusado de intentar de asesinarla?".

Foto tomada de La Republica

Foto tomada de La Republica

Carol era mayor que Arlene por 20 meses. Creciendo en Elgin ella trabajó duro y era buena en los exámenes. A Arlene no le importaba la escuela. Su madre, Isabelle, la describe como una despistada.

En 1985, Carol, ahora de 45 años, se mudó con su marido, Stephen, un ingeniero de gas. Ahora tienen su propio negocio en Erskine, a las afueras de Glasgow, y viven en un elegante barrio residencial, en una bonita cabaña.

Sus padres, que se divorciaron, también dejaron la ciudad: su padre se fue a Inglaterra y después a Edimburgo y su madre a Hamilton.

Foto tomada de Cadena SER

Foto tomada de Cadena SER

Pero Arlene se quedó en Elgin cerca de donde creció y se casó con Nat en 1987. "Ella tenía sus amigos y yo tenía los míos", dijo Carol. "Éramos muy diferentes y no éramos muy unidas de adolescentes. Yo no era la persona a la que Arlene habría confiado un problema”.

“Pero Arlene era un poco cerrada. Si estuvieras sentado aquí hablando con ella, toda la charla la harías tú. Así que, hacer que te contara algo era difícil, y al final, simplemente te das por vencido. Tal vez a Arlene no le gustaba decirme cosas porque sabía que se lo diría a mi madre”.

En abril de 1998, Carol supo que Arlene y Nat vivían separados y que su hermana había huido recientemente a un refugio para mujeres.

Foto tomada de OkChicas

Foto tomada de OkChicas

"Mirando hacia atrás, me di cuenta de que había señales", dijo Carol. “Si los visitabas, podrías ver una silla rota y cuando preguntabas qué había sucedido, Arlene diría que Nat lo había hecho”.

Después de que la pareja se separó, Arlene tomó un curso de estudios de negocios en Moray College, hizo nuevos amigos y comenzó a tener una vida social de nuevo.

Una noche, al llegar a casa, encontró a Nat esperando por ella. Tuvieron una discusión y Nat apretó la garganta de Arlene con sus manos. Fue tan fuerte que había dejado sus ojos inyectados de sangre.

Foto tomada de Asesinos en Serie

Foto tomada de Asesinos en Serie

Sin embargo, un mes después, cuando Arlene "desapareció", muchas personas se resistían a creer que había sido asesinada.

Nat tenía una coartada muy sólida, en el tribunal se afirmó más tarde que había logrado ser visto en diferentes lugares para asegurar esa coartada y, crucialmente, el cuerpo de Arlene no se encontraba en ninguna parte.

Nat, un mayorista de frutas y verduras, le dijo a cualquiera que quisiera escuchar que estaba convencido de que simplemente había abandonado a sus dos hijos, Jamie, de 10 años, y Natalie, de 5.

Foto tomada de Detectives Privados Comando Femenino Fénix

Foto tomada de Detectives Privados Comando Femenino Fénix

LEER TAMBIEN: Gracias a Dios un grupo de personas intervino y pudo evitar que este hombre cometiera un crimen con su propio hijo

El día en que se enteró de que Arlene había desaparecido, Carol viajó a Elgin con su madre, quedándose al principio en la cabaña de Arlene y Nat en Smith Street, donde la policía cree que Arlene murió.

“Pero no podía soportar estar allí por mucho tiempo, así que fui a quedarme con mi suegro”, dijo. "Era obvio para nosotros que Nat no estaba buscando a Arlene y yo quería gritarle a la gente que era porque él sabía que estaba muerta".

Durante las siguientes semanas, Carol se lanzó a una campaña para buscar a su hermana: se imprimieron carteles, apareció en conferencias de prensa y habló con periodistas.

Foto tomada de LDS.org

Foto tomada de LDS.org

Estaba convencida de que Arlene había sido asesinada, pero sin un cuerpo, se sentía como si estuviera empujando una puerta cerrada con llave. Pasaron seis meses antes de que la búsqueda se convirtiera en una investigación de asesinato.

Arlene sufría de la enfermedad de Crohn, una enfermedad crónica del intestino grueso, lo que significaba que necesitaba medicamentos y una dieta estricta.

Ella tenía que someterse a una operación, pero lo había pospuesto para completar su curso universitario. Tenía mala vista y usaba lentes de contacto. Sin embargo, si había huido para una nueva vida, habría llevado sus lentes y sus píldoras con ella.

Foto tomada de Quintana Roo Hoy Noticias

Foto tomada de Quintana Roo Hoy Noticias

“El problema es que Elgin es un lugar muy pequeño”, dijo Carol. "Todo el mundo se conoce y todo el mundo conocía a Nat por el tipo de negocio que tenía. Porque era muy amable y conversador y nadie creía que haría algo para herir a Arlene”.

“Pero también había un lado más oscuro con el intento de asesinato. La policía estaba dividida. Algunos simplemente no lo creyeron. Recuerdo que uno negó con la cabeza diciendo: "No, Nat no, no lo creo de Nat". Tomó mucho tiempo para que el caso fuera construido”.

Cinco años antes de que Nat fuese juzgado por el asesinato de Arlene. La investigación arrojó muchas pruebas, todas ellas circunstanciales.

Foto tomada de Salud180

Foto tomada de Salud180

El caso quedó fijado en el testimonio de Héctor, un granjero de cerdos local, quien reveló que Nat había contratado a un asesino de "del sur" y dijo que se deshizo del cuerpo cortándolo, quitándole las manos y los dientes para que "ella nunca fuera encontrada".

Carol siguió cada paso del caso y conocía el detalle forense así como cualquiera de los detectives y todavía puede recordar hechos y figuras instantáneamente.

“Realmente creí durante mucho tiempo que encontraríamos a Arlene. Durante cinco años ese fue mi enfoque total, mi objetivo", dijo. "El año después de que Nat fue encarcelado fue posiblemente lo peor para mí porque todo se detuvo”.

Foto tomada de IDC

Foto tomada de IDC

“De repente me di cuenta de lo que había estado haciendo durante los últimos cinco años: tenía que tener una vida. Pero la idea de que Arlene seguía viva y Nat era inocente no se fue”.

En 2005, Glenn Lucas, co-acusado en la investigación con Nat, que murió después de eso, escribió un libro, “¿Asesinada o Perdida?”, retratando a la enfermiza joven como una consumidora de drogas, fiestera promiscua y alegada que Héctor era un mentiroso.

Entonces Nat apeló y fue puesto en libertad bajo fianza en 2006. Sin embargo, la semana pasada tres jueces rechazaron la apelación y le dijeron a Nat que cumpliría otros 20 años tras las rejas. Consideraron que la evidencia, aunque circunstancial, era abrumadora.

LEER TAMBIEN: Un hombre perdió una bolsa de compras que valía 250$, luego ellos vieron al indigente venir a la tienda

¿Qué opinas sobre esta historia? Deja tus comentarios, escribe a info@quivo.co cuéntanos si en tu localidad se ha registrado una situación similar para contarle al mundo lo que está ocurriendo.

FUENTE: The Guardian

Noticias relacionadas

Su bebé tenía una fiebre muy alta, pero de repente un ángel inesperado apareció para cuidarlo

Su bebé tenía una fiebre muy alta, pero de repente un ángel inesperado apareció para cuidarlo

Su bebé tenía una fiebre muy alta, pero de repente un ángel inesperado apareció para cuidarlo
QUIVO.co
Mailfire view pixel